El ciclomontañismo profesional y sus modalidades

Sin duda alguna, el ciclismo de montaña se ha convertido en tendencia durante los últimos años. Millones de personas alrededor del mundo se han sumado a esta disciplina sintiendo la necesidad de confrontar sus más grandes temores y llevar al límite su capacidad física, seguros de encontrar la gloria al llegar a la meta.

La práctica del MTB es considerada como un deporte de riesgo, llevando cada competencia a entornos naturales revestidos de la más inquietante belleza desplegada por los paisajes y montañas que sirven de escenario para los ciclistas que se abren paso en cada reto. A diferencia de otras modalidades de competencia, el ciclomontañismo ofrece a los participantes un contacto directo con escenarios naturales en donde la irregularidades del terreno elevan la exigencia al máximo.

A diferencia del ciclismo de ruta, el ciclomontañismo se caracteriza no solo por los escenarios naturales donde es desarrollado, sino además por el tipo de bicicleta y los ajustes estructurales necesarios para maximizar el rendimiento de los competidores durante cada carrera, extremando la solidez de su estructura e implementando mejoras notables en la suspensión y frenos en respuesta a las condiciones extremas de la pista.

Como parte de su complejidad existe una serie de modalidades especializadas que brindan diversidad a esta disciplina, siendo reconocidas en su mayoría como prácticas profesionales con mecanismos de regulación competitiva implementados:

– XC o Cross Country: se trata del típico ciclismo de montaña, donde los participantes recorren un circuito natural cuya tipología topográfica incrementa la complejidad del desplazamiento. Suele requerir un equipamento especial para evitar contratiempos y proteger en todo momento la integridad del corredor.

– All Mountain: práctica que agrupa a propietarios de bicicletas de doble suspensión con recorridos entre 100 y 140 mm. Esta modalidad suele ser mixta, combinando el pedaleo con técnicas de control de la bicicleta dependiendo de la dificultad del terreno en modalidad travesía.

– Enduro: los corredores se desplazan por pistas en bajada, enfocándose en ganar rapidez para completar los recorridos hasta la meta. En esta modalidad las bicicletas son bastante rígidas y cuentan con un recorrido trasero entre 160 – 180 mm; las medidas de protección son elevadas, dada la velocidad a la que descienden los participantes.

– Marathon: modalidad individual donde los participantes recorren un circuito a campo traviesa desde un punto de inicio hasta la meta. Suele comprender recorridos de entre 60 a 120 Kms. y por la complejidad del terreno, cada tramo del circuito debe estar señalizado para orientar a los corredores.

Sin duda alguna, esta práctica deportiva aglomera una variada cantidad de ciclomontañistas aficionados y profesionales que comparten la pasión por rodar. En Sabana Race ofrecemos una experiencia en ciclomontañismo acorde con tus expectativas, elevando el nivel hasta lo más alto.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp